Skip to content

OPERADOR AUTOMÁTICO

20/07/2010

Ponle el sello: siempre, pero siempre que llamo a una empresa de cualquier cosa me sale la vocecita en off de una tipa anómina anunciando el menú de opciones (y aquí siempre me pregunto quién es esta personita que contrataron para que leyera una lista de ítems y, además, cuánto le pagaron por eso y, además, que trabajo de mierda que te dura cinco minutos y después… a la calle, porque no es que esté todos los días grabando ni, mucho menos, contestando lo mismo a todo el que llama -símil la vocecita en off en el metro que anuncia la próxima parada; símil la vocecita en off en los aeropuertos que anuncia los vuelos, pero ésta es más complicada y después explico por qué).

No voy a discutir ahora por qué todas las opciones parecen una variante de la misma que no es otra cosa que el motivo por el cual llamamos: “necesito un empleado de tu empresa (que respire, preferiblemente) y me conteste un par de preguntitas sobre el servicio de tu empresa que, si fuera como prometen que va a ser, no estaría llamando ni escuchando esta retahíla de opciones que suenan todas a lo mismo y que son una forma de disuadirme de mi propósito inicial al llamar: hablar con un empleado viviente de tu empresa”.

Tampoco voy a discutir ahora por qué, después que escuchamos toda la lista de opciones, ocurre una de dos cosas (a mí muchas veces me pasan las dos): a) ninguna opción del menú representa el motivo de mi llamada así que no sé bien que botoncito del teléfono apretar. Posibles soluciones: i) darle al 0 que suele ser el “para hablar con un operador o representante”. Esto es peligroso porque el señor detrás del 0 te va a transferir a otro señor/a y ahí empieza la interminable cadena de comunicaciones y acaba sucediendo lo que tenía que haber sucedido desde el principio cuando salta la primerísima voz en off: disuadirte de hacer la llamada. ii) darle al 9 que suele ser “para más opciones”. Esto es también otro problema porque el “más opciones” suele significar colgar y tratar de nuevo porque, realmente, no hay más opciones. Porque, veamos, si hubiese más opciones, ¿por qué no las ponen desde un principio en el menú inicial y, sin embargo, se las reservan para el 9 que es el número que te da las falsas esperanzas de que tu opción está ahí escondida y tu consulta será atendida y resuelta. Error. b) después de escuchar el menú te das cuenta que se te ha olvidado la lista entera y ya no sabes si tu opción estaba contemplada o no y, de estarlo, no te acuerdas el número. Posibles soluciones: i) darle al 0, etc. ii) darle al 9, etc. Y así, sucesivamente.

Mi táctica es apuntar en un papelito (en ese en que acabo garabateando mientras espero que la opción 0 conteste y en el cuál acabo apuntando caóticamente todos los datos que me dan el operador de la opción 0 cosa de que cuando tengo que volver a llamar no sé qué dato era para qué y tengo que empezar otra vez todo con el riesgo de encontrarme con las posibilidades a sub i, a sub ii, b sub i, b sub ii) el número del que creo representa mi opción. El problema es que a veces termino por apuntar dos números y no sé cuál de los dos es el correcto porque, en el fondo, todas las opciones son la misma disfrazadas de un número distinto.

Lo que realmente me jode y ese es el punto de este post, es que siempre, siempre, que salta la vocecita en off (aaah, sin mencionar la de veces que la vocecita es lo más realista del mundo y te ilusionas pensando que te contestó alguien de carne y hueso y, un segundo más tarde, quedas como un imbécil deseando que nadie haya escuchado tu moronidad máxima de hablarle a la voz en off), te recibe con el mismo mensaje: “favor de escuchar el menú ya que nuestras opciones han cambiado” o algo así. Su variante en inglés: “please listen carefully as many of our options have changed” o algo así.

Esto es un soberano embuste. Primero, me juego la oreja izquierda a que si llamas en un año las opciones siguen en el mismo orden, inmutables, y aún así te venden el cuento de que han cambiado. Segundo, a la segunda vez que llamas (y obvio que tienes que llamar más de una vez en un lapso de media hora por las razones expuestas en el tercer párrafo) ya ese mensaje es mentira. Las opciones son las mismas, en el mismo orden y, lo peor, ninguna me sirve. La voz en off, irónicamente, no contempla el progreso, el cambio de los tiempos.

Es irónico porque qué más progreso que el operador-máquina (el colmo de esto es cuando, en vez de apretar el botón del teléfono, hablas directamente con una máquina que “escucha” y “registra” lo que dices sin distinción, supuestamente, de acentos ni idiomas…impresionante). Pero es anti-progreso porque, a pesar de que anuncia el cambio, no lo refleja; su discurso es el mismo, no cambia con los tiempos.

Es realmente inhumano (y nunca mejor dicho) hacerte pensar que por ahí viene el cambio… y nunca llega.

¡Vuelvan los operadores que respiran!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: