Skip to content

La dama y el vagabundo

22/02/2011

El último eslabón de la cadena social es el sin techo. Si a eso le sumamos otras variantes como adicción a drogas o alcohol o enfermedad mental se crea el cóctel perfecto para el discrimen y el desamparo. En la limitada lista de luchas sociales y políticas que se han desatado más recientemente en Puerto Rico existe un límite (discursivo y práctico) que podemos identificar visualmente en los vagabundos. Las consignas en el movimiento estudiantil, en la defensa del Corredor del noreste y la oposición al gasoducto, en la denuncia ante los despidos masivos productos de la Ley 7 y en el reclamo por la creación de empleos, olvidan trágicamente lo que muchos ya han borrado (o directamente nunca han considerado): la existencia del vagabundo (incluyendo al “tecato”) y el abandono sociopolítico de este sector más hundido.

Muy recientemente, a pasos de la Alcaldía de San Juan y del Departamento de Estado la presencia de un sin techo era imposible de obviar. No sólo por el hecho de que, parado en una esquina de la calle, hablaba solo, y, más allá de la suciedad y desaliño, el hombre estaba cagado, bien cagado en los pantalones. A la vista y al olfato era evidente. Lo rodeaban, además, la basura y la mierda desparramada. Y justo en el momento en que pensé que otra civil se me había adelantado en procurar que el guardia de la Plaza de Armas llamase a la autoridad pertinente para recoger al hombre, asearlo y alimentarlo, escucho el reclamo de la civil (residente del Viejo San Juan) quien insiste en que la calle hay que limpiarla ante la inminente llegada de los turistas. Porque, en esta lógica aniquiladora, el hombre cagado asusta a la gringada y afea al paisaje; ensucia, además, las aceras sanjuaneras y contamina el ambiente con su olor a letrina. La idea de base del reclamo es que hay que desaparecer aquello que incomoda. Si existe un desprecio hacia el pobre en la frase “jodío cuponero”, para el vagabundo se reserva algo peor: no sólo el desprecio sino la convicción de que se trata de un estorbo a eliminar, de que realmente se puede priorizar la limpieza de la calle sobre el bienestar físico, mental, económico y social de un ser humano. Para quien hizo dicho reclamo, el vagabundo incide en su espacio porque lo violenta con su presencia y no porque visualiza dramáticamente la desigualdad social y económica que hay entre ellos. Entre el cagado y la civil encabronada hay un trecho infranqueable.

El problema estaba en la puerta, casi literalmente, del gobierno. Pero, contrario a las otras luchas, ésta no genera marchas, ni paros, ni huelgas, ni protestas masivas. De hecho, genera la protesta individual: “sáquenlo y limpien la calle”. Este desprecio y olvido son, entonces, la forma más contundente de ver que quizás todas esas luchas no son del todo inclusivas; que todavía quedan sectores más marginados y más desprotegidos que la clase estudiantil y que los desempleados. Hasta el momento, el hombre cagado no produce ruido en la sociedad, sólo peste.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. 23/02/2011 10:58 p02

    Un post vital. Pronto podré compartir contigo (y bueno, con el pueblo puertorriqueño que decida prestarle atención a los televisores corriendo programación en circuito cerrado en las agencias del país) un documental de corta duración que narra el esfuerzo de un grupo de voluntarios (muchos de ellos estudiantes de medicina) que dedican las noches de sus viernes a atender las necesidades de la población sin techo.

    El esfuerzo lleva por nombre “las rutas nocturnas” y están organizadas por la Iniciativa Comunitaria – una sin fines de lucro creada por el Dr. Vargas Vidot.

  2. Rima permalink
    23/02/2011 10:58 p02

    Sandra, yo no te conozco y no se quien eres ni como exactamente fue que conectamos en la cibernia, pero ahora mismo te abrazaria. Esto es un tema que a mí me tiene medio obsesioná.

    Esta entrada está excelente.

    Con tu permiso te paso unas cosas que escribi sobre esto hace algún tiempo ?

  3. Rene Negron Negron permalink
    23/02/2011 10:58 p02

    Excelente. Ayer escuchaba al Dr. Vargas Vidot, por WPAB 550 RADIO AM, hablar sobre este tema. Voy a ver si se puede conseguir el audio o la ponencia escrita. Se los haré saber, por si les interesa.

    • 23/02/2011 10:58 p02

      Sí, René, si puedes conseguirlo sería estupendo. Gracias por la visita.

Trackbacks

  1. Tweets that mention La dama y el vagabundo « sand(r)eces -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: